La igualdad comienza desde casa

La igualdad comienza desde casa
1 de octubre de 2020 admin
corresponsabilidad

En tiempos de COVID-19 y en los que el debate se centra en las ventajas e inconvenientes del teletrabajo, desde nuestro compromiso con la igualdad de género no podemos olvidarnos de lo que sucede en casa respecto al reparto de tareas y responsabilidades domésticas y de cuidados.

corresponsabilidadLas mujeres son las que más tiempo dedican a los cuidados

Y es que la desigualdad, en lo que respecta al reparto de tareas domésticas y de cuidados sigue siendo una realidad en la mayoría de los hogares españoles. Si bien pasa desapercibido entre las alarmantes cifras arrojadas por la lacra de la violencia de género, no deja de ser un problema que afecta a la esfera pública y económica, obstaculizando a las mujeres en su desarrollo profesional. Además de las dificultades a la hora de promocionar, alcanzar contratos indefinidos o acceder a ciertos sectores masculinizados, muchas son las mujeres que renuncian a incorporarse al mercado laboral, se ven forzadas a abandonarlo o a reducir sus jornadas en el momento de tener descendencia, resultandos invisibles si bien sostienen el sistema económico con su trabajo doméstico y de cuidados.

Según datos del INE, el tiempo que las mujeres dedican a trabajos sin remuneración casi duplica al de los hombres: ellas destinan 26,5 horas a la semana frente a las 14 de ellos. Este tiempo, destinado a labores domésticas y de cuidados de hijos, hijas y otros familiares dependientes, solo aumenta en los hombres cuando no tienen pareja, viéndose obligados por las circunstancias. Lo cual nos lleva a preguntarnos ¿hasta qué punto se ha normalizado que las mujeres se ocupen de todo?

En lo que respecta a este tema, no podemos obviar la trampa de la doble jornada de aquellas mujeres que, teniendo un trabajo remunerado fuera de casa, siguen encargándose de la mayoría de tareas dentro del hogar, sufriendo consecuencias en su salud física y psicosocial por la sobrecarga que ello supone.

Por tanto, para conseguir una igualdad de derechos real y efectiva entre hombres y mujeres, debemos empezar por practicarla dentro del hogar a través de la corresponsabilidad.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*