El techo de cristal a estudio

El techo de cristal a estudio
24 de septiembre de 2020 admin

El techo de cristal es un fenómeno estudiado por la sociología, que ponen de manifiesto los estudios de género, haciendo referencia en su definición a la limitación del ascenso laboral de las mujeres dentro de las organizaciones y por consecuencia la baja proporción de mujeres en los altos cargos directivos.

El techo de cristal en las universidades

Un ejemplo visible tal y como desvela la Universidad Autónoma de Madrid,  el año 2014, en la Facultad de Psicología el 90% aproximado de personas que cursaban los estudios eran mujeres. El personal docente estaba compuesto por un 55% de hombres y un 45% de mujeres. En el nivel superior, que en este caso se correspondía a personas con cátedra era de 85% hombres y 15% mujeres. Resulta sorprendente que en una carrera donde el mayor porcentaje de alumnado es femenino, los catedráticos sean casi en su totalidad de género masculino.

Desde el año 2013 la ocupación de los puestos de decanato y dirección de las facultades es 50% superior en presencia masculina, en contraposición a la femenina.

Por ejemplificar otro hallazgo, en las direcciones de los departamentos de cada facultad, a excepción de la Facultad de Formación de Profesorado y Educación, todas las facultades de la Universidad Autónoma de Madrid disponían de una mayor presencia masculina. Manteniéndose desde el año 2008 hasta la actualidad como una variable constante de los departamentos.

techo de cristal

¿Cuáles son los factores que influyen en que se produzca este fenómeno?

Según un estudio del Colegio de la Psicología de Madrid, las variables que repercuten en que se de este fenómeno giran en torno a dos psicosociales (los valores y los estereotipos de género) y cinco variables organizacionales (satisfacción experimentada en el trabajo, identificación con la organización, conflictos experimentados en el trabajo, disposición a invertir tiempo y esfuerzo para ascender en la organización, y la percepción de la interferencia de la vida familiar).

En los resultados obtenidos se observa que, una mayor identificación con la organización influye en que las mujeres ocupen puestos de altos cargos directivos dentro de las empresas u organizaciones. No obstante, otro hallazgo que muestran los resultados del Estudio realizado por Isabel Cuadrado y J. Francisco Morales en la Universidad de Almería, es que cuando una mujer se comporta dentro de la organización en contraposición a los roles de género que les corresponderían, recibe diferentes formas de sanción y rechazo (por no comportarse acorde a como cabe esperar que se comporte en función de su género).

En base a estos resultados obtenidos, apoyamos a que las empresas y organizaciones puedan incluir valores y dotes de liderazgo asociados a lo estereotípicamente femenino en contraposición a los rasgos masculinos, como una de las medidas que favorezcan el ascenso de las mujeres en los altos cargos, además de favorecer dentro de la empresa valores que contribuyen al bienestar mental global del personal, tales como la cooperación, la comunicación, la asertividad, la colectividad y los cuidados.

 

 

Puede consultar los datos revelados en:

>> https://transparencia.uam.es/wp-content/uploads/2019/03/VDiagnostico.pdf

>> https://journals.copmadrid.org/jwop/art/6395ebd0f4b478145ecfbaf939454fa4

 

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*